Las fobias son un trastorno de ansiedad que se caracteriza por el miedo anormal y desmedido a enfrentarse a determinados objetos o situaciones. Las personas afectadas por alguna de ellas tienden a evitar esos objetos o situaciones, o enfrentan las situaciones temidas con un elevado nivel de ansiedad. Las fobias alteran la vida cotidiana y pueden ser muy paralizantes.

Pueden aparecer diferentes tipos de fobias. Así pues la fobia social es un miedo irracional a afrontar situaciones que impliquen el contacto social, como hablar en público o acudir a reuniones sociales. El temor básico es el miedo a la opinión que pueden tener los demás sobre uno mismo, pensando cosas como 'voy a hacer el ridículo', '¿qué pensarán de mí?'. La fobia simple es un miedo exagerado a situaciones concretas u objetos como determinados animales, conducir, a los sitios cerrados, etc. Las personas que lo padecen normalmente responden evitando enfrentarse a estas situaciones.

Las fobias se manifiestan a través de los siguientes síntomas:

Síntomas cognitivos:

Preocupación incontrolable y completa acerca del temor y del objeto del temor.

Síntomas fisiológicos:

Aceleración del ritmo cardíaco y palpitaciones.
Sudoración.
Sensaciones de mareo.
Náuseas o molestias abdominales.
Visión borrosa.
Tensión muscular.
Sequedad de boca.

Síntomas conductuales:

Deseo incontrolable de huir de la situación temida (las personas con fobias suelen ser conscientes de que sus temores no tienen fundamento, pero por lo general huirán para evitar el objeto de su temor).